Durante el verano se produce un mayor número de desplazamientos por carretera, y por desgracia aumentan los accidentes de tráfico. Es importante tomar las medidas necesarias para evitar accidentes, pero en caso de que nos veamos involucrado en alguno, es importante saber qué medidas debemos tomar y cómo reclamar un seguro de accidentes.

En 2015 el Código Penal español sufrió una importante reforma en cuanto a accidentes de tráfico.

Los juicios de faltas por accidentes de tráfico ya no quedan recogidos en el código penal, sino que pasan a la jurisdicción de lo civil.

Para reclamar una indemnización por accidente de tráfico, además de los gastos que se hayan derivado como consecuencia del accidente (daños en el vehículo, transporte, rehabilitación, etc.), podremos reclamar los daños personales ocasionados (días en el hospital, días con perjuicio grave o de moderado etc.)

No es de extrañar que muchas aseguradoras intenten darnos una indemnización mucho menor a lo que realmente nos corresponde, por eso es importante pedir asesoramiento antes de reclamar la indemnización para saber cuál es la cantidad justa que nos corresponde, que podrá triplicar la cantidad inicial que nos ofrece la compañía.

Cómo reclamar un seguro de accidentes

Cuando sufrimos un accidente, lo primero que debemos de hacer es comprobar si es reclamable. Para saber si un accidente es reclamable, debemos tener en cuenta 3 cosas:

  • Debe haber lesiones o daños morales provocados por el accidente
  • Debe existir un tercero que sea culpable del accidente
  • El plazo para reclamar

Por lo tanto, si no hemos provocado un accidente (cruzando por otro lugar que no sea el autorizado o mientras conducimos), siempre tendremos derecho a reclamar una indemnización.

Una vez que hayamos determinado que nuestro accidente es reclamable, habrá que proceder a interponer una reclamación, alegando las causas del accidente y solicitando la indemnización, frente a la aseguradora.

En un plazo no superior a 3 meses, la compañía deberá enviar una oferta motivada. En el supuesto de que la oferta sea bastante inferior a lo requerido inicialmente podremos rechazarla e iniciaremos la vía judicial presentando una demanda, cuyo proceso durará entre 5 y 6 meses.

Presentada la demanda, el juez puede estimarla como favorable o desfavorable. Si resulta ser favorable, la sentencia recogerá la indemnización que deberá pagar la compañía aseguradora. En el caso contrario, existe la posibilidad de recurrir la sentencia desfavorable, previo estudio de la viabilidad de interponer un recurso.

Si hemos llegado a un acuerdo con la compañía, o si hemos obtenido resolución mediante sentencia, la compañía aseguradora tendrá la obligación de pagarnos la indemnización. Podrán pagárnosla directamente a nosotros o que sea el juzgado el que nos transfiera el dinero por medio de un procurador.

 

Valore este artículo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…