Hoy comenzamos con nuestra nueva  actividad diaria y con el compromiso de publicar contenidos del interés de todos.

Nuestra idea es publicar artículos dirigidos a nuestros clientes, para que conozcan nuestra empresa y forma de trabajo, y sobretodo, para ayudar a cualquier persona ante una situación difícil, delicada y de máximo estrés, y lo más importante, para que sepa cómo actuar en cada caso.

Somos un despacho de abogados avalados por más de veinte años de experiencia. Como particularidad, nuestra carrera profesional en un porcentaje de aproximadamente un ochenta por ciento, ha transcurrido en multinacionales del sector asegurador, ocupando puestos en diferentes áreas, asumiendo responsabilidad en todos ellos. Les contamos esto por algo sencillo, tenemos una visión global y estrategia diferente, y sobretodo, con una marcada diferencia orientada al lado más humano y social.

Hace veinte años cuando empezamos a trabajar en las más importantes aseguradoras, no existían muchas cosas  que hay en la actualidad, como son si ir más lejos una ley objetiva, más segura para todos e igualdad de los lesionados. Actualmente, con aspectos de mejora, como casi todo en la vida.

Ahora, todos percibimos lo que merecemos, o eso es en lo que creemos; la restitución a la situación anterior cuando es posible en bienes materiales,  y en daños corporales,  la indemnización más justa de acuerdo a las lesiones sufridas.

Antes no era así, ahora existen médicos valoradores buenos, abogados más especializados y sobretodo mayor concienciación de buscar esa objetividad y función social del seguro. Las aseguradoras velan por otros intereses que antes eran impensables, son más generosas en otros aspectos que antes no les interesaban, pero todo ha evolucionado y es de agradecer.

Desde la óptica del lesionado, publicaremos artículos relacionados con nuestras tres grandes áreas de trabajo, artículos relacionados con accidentes de tráfico, negligencias médicas y accidentes laborales.

La forma de afrontar una situación nueva para todos e inesperada, lo que debe de hacer una persona nada más sufrir algún tipo de siniestro de estas características, donde deben de acudir y en quien poder confiar, importante en estos tiempos , y en todos, pero quizás más ahora por la competencia que busca otro  tipo de prioridades empresariales.

Les mostraremos lo que para nosotros es algo más que un reto, es una forma de entender nuestras vidas actuales, sin caer en palabras que puedan resultar farragosas, vacías y poco realistas.

Queremos crear una Fundación vocacional,  desconocemos lo que hay en la actualidad,  pero si lo que queremos. El objetivo es tan sencillo como complejo, con un ejemplo creo que se puede  ilustrar mejor.

Pensemos en una persona que un día va al trabajo y se despierta en Toledo, en el Hospital Nacional de Parapléjicos, es obvio que su vida cambia, de forma radical aquí y aparte del soporte  técnico de asesoramiento a su nueva situación, que queremos ofrecerles, un asesoramiento integral, y en que, médicos, psicólogos, fisioterapeutas, gente seleccionada por nosotros y que garanticen y desde su independencia laboral, una integración en la sociedad y en asumir su nueva vida.

En mi caso es y seguramente por deformidad profesional es un pensamiento que sino todos los días si permanentemente lo pienso, “los bomberos sólo ven fuegos”,  me puede pasar y me gustarían que ayudasen a mi familia, a mis hijos, a mis padres y poder reintegrarme en puesto de trabajo, con empresas de recolocación asociadas a esta fundación que nos permitiese dar ese servicio social y que desde luego nadie perciba una indemnización y se quede ahí, con ella, y después ¿qué?

Hace años conocí a una señora que era madre del compañero de mi hijo, hablando de nuestros trabajos ella ejerce y desarrolla un trabajo similar al nuestro. Así que entre comentarios técnicos y demás cuestiones de la profesión ideamos dar un curso de prevención y concienciación a los niños del colegio, dividido en diferentes ramos y con temáticas muy diferentes, con la finalidad de aportar nuestra pequeña visión de los que puede suceder y sobretodo lo que podemos hacer con una buena prevención, si bien es cierto, que no solo a los niños sino a los padres, cada día que voy al colegio y veo los niños sin sillas o en los asientos delanteros, con las madres, padres  o abuelos ………… niños sin cascos o mal puestos,  o de escasa calidad, no sirven para nada.

Implicar al distrito o ayuntamiento de la zona y sobretodo a la DGT, y contar con la presencia de un médico valorador de daños corporales para la parte más técnica en medicina, pudiendo hacer una valoración objetiva con la dificultad que eso entraña del beneficio real o más bien aproximado de nuestras conferencias en el colegio, que si son bien acogidas poder implantar en la zona, extendiéndose a otros colegios que quisiesen dar este tipo de prevención y formación a hijos y padres.

Por último y queriendo ser más optimista, la realidad es que tenemos que convivir con este tipo de vivencias que unas veces tan sólo las vemos desde lejos y otras desgraciadamente les toca sufrir a mucha gente.

Mañana más, empezando en cómo afrontar las diferentes situaciones de los accidentes de tráfico, desde los más leves aquellos más complicados desde el punto de vista técnico y con lesiones más graves de sus víctimas.

Valore este artículo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin calificar)
Cargando…