A menudo sufrimos accidentes en nuestro centro de trabajo, siempre que el mismo no se pueda imputar al 100% al propio empleado, estaremos ante un accidente laboral.

Se denomina accidente de trabajo a aquel que sufre un trabajador durante su jornada laboral. Se incluyen también como accidentes de este tipo aquellos denominados in itinere, es decir, los sufridos en el trayecto de nuestra casa al trabajo o viceversa.

Por tanto, para que un accidente sea considerado laboral, y podamos pedir una indemnización deben darse estas características:

  • Que el trabajador sufra una lesión corporal, física, psíquica o enfermedad.
  • Que sea un trabajador por cuenta ajena o esté dado de alta en la contingencia de accidente de trabajo como autónomo por cuenta propia o sea socio trabajador de una sociedad mercantil.
  • Que el accidente sea con ocasión o como consecuencia del trabajo.

Amputación por accidente de trabajo

El aumento en los últimos años de accidentes en el trabajo que terminan con partes y extremidades del cuerpo amputadas tiene preocupada a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional. Lamentablemente, cada vez hay más casos de este tipo de siniestros.

Piernas, brazos y otras partes del cuerpo amputadas en el trabajo, han hecho que aumente el número de campañas por la seguridad del trabajador, especialmente en industrias peligrosas, como aserraderos, plantas de fabricación, así como plantas petroleras y de gas.

El problema es significativo; según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS); más de 20,000 trabajadores españoles sufren lesiones cada año que implican la amputación o la pérdida de integridad física. En conclusión, según OSHA, las lesiones que terminan en amputación se ubican entre las tres primeras consecuencias graves en accidentes de trabajo.

Las amputaciones más comunes pueden incluir dedos, una o las dos manos, las muñecas, brazos, piernas, pies o dedos del pie. En ocasiones y dependiendo de la maquinaria que se esté utilizando la amputación puede ser instantánea y de raíz o puede ocurrir después de que una parte del cuerpo es aplastada y la única solución es la amputación a través de una cirugía.

La mayoría de los accidentes de amputación suceden como resultado del uso de maquinaria pesada, como la de construcción, o a través de herramientas como la mesa o motosierras.

Muchos, si no la mayoría de los accidentes en el lugar de trabajo resultan en amputaciones inevitables si el empleador no ha desarrollado e implementado procedimientos y estrategias de seguridad adecuados.

En otros casos, sin embargo, parte de la maquinaria o equipo que se utiliza en el lugar de trabajo, puede que no haya sido diseñado para operar bajo los parámetros de seguridad, o el fabricante no pudo proporcionar instrucciones adecuadas para el uso seguro de este equipo, lo que podría significar negligencia también por parte del fabricante.

Este tipo de lesiones suelen ser devastadores. A veces los médicos se sienten incapaces de reparar estas lesiones, que por lo general resulta en discapacidad permanente y en el peor de los casos en muerte prematura.

Para los trabajadores que sobreviven, ajustarse de nuevo a la rutina después de una amputación es un proceso doloroso y traumático; enfrentan una serie de desafíos físicos y psicológicos difíciles de superar.

La Ley Federal del Trabajo precisa, por ejemplo, que por la pérdida total de la mano el afectado recibirá un porcentaje de incapacidad indemnizable, de acuerdo a su salario, del 65 al 75%; por el pie, 50 a 55%; brazo 70 a 80%;.

Recomendamos que en caso de sufrir una amputación debido a un accidente en el trabajo, acudan a nuestros abogados especialistas, para que ellos les puedan asesorar correctamente.

Calcular una indemnización por amputación en accidente de trabajo

Para calcular una indemnización por una Amputación por accidente de trabajo, derivado de un accidente laboral, se utiliza el Nuevo Baremo. Este baremo aumenta las indemnizaciones por amputaciones en un 30% aproximadamente.

Hay que tener en cuenta que las indemnizaciones por una amputación generan casi siempre una incapacidad permanente para la profesión del trabajador por lo que en la mayoría de los casos  genera dos indemnizaciones debido a que la mayoría de los convenios colectivos establecen la obligatoriedad del empresario de contratar un seguro de accidentes para cada uno de los trabajadores.

Casos de Amputación por accidente de trabajo

Existen distintos casos de accidentes de trabajo que terminaron en amputaciones, como:

  • Alicante (Noviembre de 2011): Un hombre de 48 años sufre una amputación de dos dedos (índice y pulgar), tras un accidente de trabajo, mientras limpiaba una de las máquinas de la empresa textil de Cocentaina (Alicante) en la que trabajaba. El herido fue trasladado por los servicios sanitarios al Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy (Alicante), han detallado las mismas fuentes.
  • Coruña (Julio de 2016): Condenan a dos jefes por el accidente de trabajo, por el que el trabajador perdió parte de tres dedos. La víctima sufrió la amputación de la primera falange de tres dedos de la mano derecha porque la máquina con la que trabajaba carecía de carcasa protectora. El responsable de un taller de carpintería y el administrador de la empresa, situada en O Martinete, fueron sentenciados por cometer un delito contra la seguridad e higiene en el trabajo y otro de lesiones por imprudencia grave por omitir “las mínimas medidas de precaución exigibles de acuerdo con sus conocimientos técnicos y funciones a fin de salvaguardar la vida e integridad física de los trabajadores”. Su imprudencia, según el fallo judicial, provocó un accidente laboral en junio de 2010 en el que un trabajador sufrió la amputación de la primera falange de tres dedos de la mano derecha.
  • Vitoria (Junio de 2016): Un trabajador sufrió una amputación del pie izquierdo, tras un accidente laboral. Los hechos ocurrieron cuando el hombre «estaba desplazando láminas metálicas y éstas cayeron sobre él dejándole la pierna atrapada». La víctima fue trasladada a un centro hospitalario, donde quedó ingresado, y a donde los responsables de la empresa, tras conocer el accidente, acudieron para preocuparse por el estado del operario y mostrar su apoyo a la familia.

Jurisprudencia en Amputación por accidente de trabajo

Existe además Jurisprudencia sobre amputaciones en accidentes laborales:

  • Tribunal Supremo Sala 4ª, A 21-6-2017, rec. 952/2017: El trabajador, con categoría profesional de barrenista, sufrió la amputación traumática supracondílea pierna derecha como consecuencia del accidente sufrido el 12 de enero de 2010 al sacar un tren con escombro y bascular los vagones en el exterior para ello utilizó una locomotora Trariasa de acumuladores, de 5 toneladas. Como estaba próximo a llegar otro tren con carbón hizo retroceder su tren, situando la locomotora ante la caseta de lampistería, encontrándose la entrada al puesto de conducción por la derecha del tren y la lampistería en la izquierda y entró en la misma para esperar allí. Se puso de acuerdo con el otro conductor para que el trabajador moviese su tren para que el otro pudiese atravesar la vía. Tras ello cada uno de ellos se dirigió hacia su tren y cuando el otro conductor llegó a la altura de su máquina oyó unos gritos del trabajador, y cuando acudió allí lo encontró caído boca arriba delante de la locomotora, con la pierna derecha atrapada bajo la misma. La locomotora había recorrido desde el puesto en el que se encontraba unos quince metros y se encontraba detenida en aquel momento. La locomotora tenía un mando de potencia de tiristores, denominado habitualmente controller, que cuenta con un resorte interno que lo lleva a punto muerto cuando se suelta. Ese resorte se encontraba roto. En la evaluación de riesgos laborales en la empresa se prevé, que no se debe montar o apearse de los vagones utilizados para el transporte del personal cuando el tren se encuentre en marcha y que todos los medios de transporte deben ser manejados por personal autorizado; en el caso de máquinas de tracción o vagones, está prohibido pasar entre ellos o cruzar por delante sin cerciorarse de que están inmovilizados; se debe realizar el mantenimiento correcto y exhaustivo de todos los medios de transporte; no hay que utilizar ningún medio de transporte cuando algún elemento no funcione correctamente. Se recoge también que en el caso de máquinas de tracción o vagones, está prohibido pasar entre ellos o cruzar por delante sin cerciorarse de que están bien inmovilizadas, y que el único responsable de la máquina es el maquinista y dentro de las operaciones durante el trabajo se recoge que está prohibido abandonar la cabina mientras la locomotora está en marcha, antes de descender asegurarse de que está debidamente frenada y que no podrá ponerse en movimiento intempestivamente; que está prohibido manejar la máquina desde fuera de la cabina; que está prohibido cruzar por delante de la máquina en marcha y entre los vagones; que está prohibido subir o bajar de los trenes en marcha y montar en los topes.

 

 

Departamento especializado en Lesiones Graves

 

Valore este artículo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…