Accidente fatal en un castillo hinchable en Caldes Malavella

El pasado 7 de mayo de 2017 en el municipio de Caldes Malavella (Girona), un castillo hinchable, colocado en los alrededores de un restaurante al cual pertenecía, se elevó accidentalmente por los aires a una distancia aproximada de unos 10 metros sobre el suelo provocando la muerte de una niña de 6 años y heridas a otros seis niños de edades similares, a dos de ellos heridas graves.

Al parecer los hechos siguen siendo inciertos pero existen varias hipótesis redactadas por los Mossos d´Esquadra como puede ser que se produjera un fallo en la válvulas de seguridad, que la turbina encargada de inyectar aire al castillo hinchable no parara como debe hacer cuando hay demasiada presión, que los anclajes estuvieran mal sujetados o se rompieran a causa de su mal estado, o, por último, que hubiera una explosión por el mal funcionamiento de las válvulas.

Mediante un comunicado del Alcalde de la localidad, se ha conocido que esta instalación carecía de los dos requisitos que exigen para su instalación, los cuales son: obtener un certificado emitido por un técnico que avale que la atracción es segura y la notificación de la implantación de la misma en el restaurante.

¿Quién es el responsable de este fatal accidente?

En base a este caso, habrá que analizar la normativa que regule este tipo de instalaciones lo cual nos lleva a la Norma Europea EN-14960:2014. Esta  norma,  recopila  requisitos  de  seguridad  en cuanto  a materiales (tejidos,  redes,  cuerdas,  cremalleras  y acabados decorativos);  diseño (número de anclajes, integridad estructural,  diseño  de  la  propia estructura,  tipo de hinchador, cualquier tipo de aprisionamiento de alguna parte  del  cuerpo  del niño, altura de las paredes en función de la altura del niño, etc.) y  supervisión e información a suministrar al cliente.

También tiene que haber una placa identificando la potencia del hinchador a utilizar, los usuarios (tanto su número máximo como su altura mínima), el año de fabricación y la dirección de la empresa responsable.

La atracción debe contar con un seguro de responsabilidad civil y licencia de actividad. Es indispensable que cualquier particular que quiera contratar la instalación de estas atracciones se asegure de la existencia de estos seguros y permisos.

A pesar de que estas atracciones cumplan con toda la normativa vigente puede darse la posibilidad de que una instalación inadecuada es la que cause un grave riesgo y que acabe en accidente.

Dado el caso, el verdadero responsable del accidente fatal en el castillo hinchable puede ser el técnico de la empresa dedica al alquiler o venta de este tipo de atracciones, que ofertó su producto al cliente, el cual  pudo instalar de forma errónea o inadecuada la atracción poniendo en riesgo a las personas que disfruten de esta atracción. Es este el motivo por el cual es necesario evaluar e inspeccionar las instalaciones antes de ser usadas por el público infantil.

Otros accidentes fatales en castillos hinchables en España

Al menos otros dos menores han muerto y más de medio centenar han resultado heridos como consecuencia de los accidentes registrados durante los últimos quince años en castillos hinchables en España.

A continuación enumeraremos otros dos accidentes similares al tratado en el que también incurrieron riesgos en un castillo hinchable.

  • El 17 de febrero de 2016 un niño de cuatro años falleció a causa de que cayera sobre otro niño en el interior de un castillo hinchable. En este caso el espacio, según las fuentes consultadas, contaba con su preceptiva autorización municipal, certificado técnico y seguro de responsabilidad civil. Además fue el propio dueño de la atracción quien rápidamente auxilió al menor.
  • El 27 de abril de 2014 en la localidad de Alicante otra vez a causa del viento un castillo hinchable salió volando provocando una veintena de heridos, de las cuales 13 tuvieron que ser trasladadas por el SAMU al Hospital General de Alicante.
    En este caso fue detenido el responsable de la empresa de eventos encargada de la seguridad de las atracciones del recinto donde se encontraba esta atracción y se le imputaron dos delitos de lesiones por imprudencia grave sufridas por dos de las menores que allí se encontraban. Tras la investigación y las gestiones practicadas, los agentes pudieron determinar que las atracciones «estaban deficientemente instaladas», ya que, según la Policía, carecían de anclajes al suelo y de lastres, además de no poseer las mínimas normas de seguridad establecidas para tales fines. Además, fruto de la investigación realizada por parte de la Policía Nacional, se detectó la carencia de trámites administrativos que la empresa responsable estaba obligada a realizar para cumplir con la legislación.

Valore este artículo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…